Pan sin gluten recién hecho en casa, ¿te animas a hacerlo tú mismo?

Te descubrimos los secretos de los buenos panaderos amateurs

El pan es sin duda un alimento fundamental de la dieta y cada día lo compramos para que no falte en nuestra mesa. Pero si quieres, también puedes prepararlo en casa. ¡Es fácil y no te llevará tanto tiempo como crees!

Un pilar de nuestra dieta que utilizamos para acompañar cualquier comida, picar entre horas y para el bocadillo de los niños. En barra o de molde. Básico o con multitud de ingredientes. Con embutidos, patés, para mojar en las salsas o con mantequilla y mermelada… las posibilidades son casi infinitas.

Si tienes en casa una panificadora, el electrodoméstico específico para hacer pan, perfecto porque te permite preparar pan casero sin demasiada dificultad y, sobre todo, sin dejar la cocina hecha un desastre. Pero si no lo tenemos… no por ello quiere decir que no podamos hacer pan en casa.

Así que… ¡Manos a la obra!

Para los que tenéis panificadora, existen preparados sin gluten, sin leche y sin soja para que hacer pan en casa se limite únicamente a verter el contenido en ésta, añadir agua y ponerla en marcha ¡Más fácil y cómodo, imposible!  Y para los que no la tienen, os dará un poco más de trabajo pero podrás sentirte orgulloso del resultado,  un pan totalmente artesanal.

La clave es la levadura 

Para que el pan quede esponjoso y con la textura que queremos, fundamental la levadura! Sin este ingrediente el pan no subiría. Además aporta sabor, humedad a la miga y ayuda a que la corteza quede más crujiente. 

Tradicionalmente la levadura que se ha venido utilizando es la natural, una mezcla de agua y harina a la que se añaden levaduras y bacterias y que generan gas carbónico. Pero ésta cada vez es más difícil de encontrar, y más aún si queremos que sea sin gluten. Por eso, lo más fácil es recurrir a levadura en polvo o fresca en pastilla. No aporta tantos aromas como la levadura natural pero tampoco tendrás que tener la paciencia y el tiempo para tener la levadura actuando durante varios días antes de preparar el pan.

Un juego para niños y mayores 

Preparar pan en casa es una forma divertida y entretenida de introducir a los más pequeños en el mundo de la cocina. Para ellos, hacer pan a mano será un juego, se ensuciarán las manos, se divertirán mezclando y amasando los ingredientes y se sentirán orgullosos del resultado. Y de paso, nos servirá para que aprendan que hay que dejar la cocina impoluta una vez terminado el juego.

 

Y para los mayores… ¿qué mejor que experimentar y descubrir nuevos sabores y posibilidades? ¡Convertiremos la cocina en un laboratorio de pruebas! Añádele nueces, avellanas, aceitunas, pasas, o chocolate, miel, fruta… lo que quieras. Es cuestión de echarle imaginación.

La receta

Utilizamos la receta de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España.    

Ingredientes:

  • 500 gr de harina panificable sin gluten
  • 10 gr de levadura en polvo
  • 300 ml de agua templada
  • 2 cucharaditas de sal

Elaboración:

Mezcla la harina panificable sin gluten, la levadura en polvo y la sal. Cuando esté mezclado, haz un hueco en el centro y echa el agua templada poco a poco, mezclando con el resto de ingredientes. Amasa todo bien hasta obtener una masa homogénea y sin grumos.

Haz una bola con la masa, introdúcela en un bol, tápala con un trapo húmedo y deja fermentar durante 1 hora a temperatura ambiente (25-27ºC). Si no es posible conseguir esa temperatura ambiente, precalienta el horno a 50ºC durante 5 minutos y apágalo. Mete el molde con la masa en el horno apagado y deja fermentar.

Cuando la masa ha doblado su volumen, amasa de nuevo de forma suave y dale la forma que desees. Se puede colocar la masa en un molde para pan, hacer varios panecillos, una barra grande…

Coloca la masa con la forma deseada en una bandeja para horno cubierta con papel de horno, cúbrela con un trapo húmedo y deja fermentar durante 1 hora (sigue el mismo proceso anterior para fermentar).

Una vez que ha levado por segunda vez, haz unos cortes en la parte superior y rocía la superficie con un poco de agua con un vaporizador. Introduce la masa de pan en el horno precalentado y coloca un vaso con agua en una esquina. Hornea el pan a 200ºC durante 45 minutos (horno arriba y abajo).

El pan está hecho cuando al golpearlo en la base suena a hueco. Sácalo del horno y déjalo enfriar sobre una rejilla.

Puedes espolvorear un poco de harina sin gluten sobre el pan.

Consejo:

Si haces varios panecillos, ten en cuenta que aumentará su volumen, por lo que debes dejar bastante espacio entre ellos.

 

Fácil, ¿verdad? Y tú, ¿preparas pan en casa? ¿Le añades algún ingrediente extra?

Términos de búsqueda:

Tags: , , , , ,

Comentarios

You must be conectado como to post a comment.