DIAGNÓSTICO Y TRATRAMIENTO DE LA CANDIDIASIS

DIAGNÓSTICO

Las pruebas de laboratorio no garantizan el diagnóstico fiable de una candidiasis crónica intestinal. Por ejemplo, la mayoría de las células de las cándidas se adhieren a la pared de la mucosa intestinal, por lo cual es difícil que aparezcan en los análisis de heces. Y, en algunos casos, muchas de estas células mueren mientras el espécimen se transporta o durante la espera del análisis.

Es importante no descartar la enfermedad, sólo por el hecho de que las pruebas de laboratorio resultan negativas. Es mejor basar el diagnóstico en una evaluación detallada del paciente: síntomas, historial clínico, análisis de su dieta…

En EE.UU. muchos médicos y terapeutas opinan que el protocolo clínico para la candidiasis presenta tan poco riesgo y costo (sobre todo la dieta) que debería considerarse en cualquier enfermedad crónica.

TRATAMIENTO DE LA CANDIDIASIS

El tratamiento de la candidiasis debe englobar dos puntos principales: su eliminación y su prevención. Por esto, es importante corregir sistemáticamente las causas que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad. Mi protocolo lo baso en 4 pasos básicos:

  • PREPARACIÓN. Es vital que debilitemos las cándidas antes de atacarlas con un antifúngico. De lo contrario, si éstas están fuertes, podrán combatirlo y con el tiempo se harán resistentes. La mejor forma de debilitarlas es haciéndolas “pasar hambre”. O sea, a través de la alimentación.

(La siguiente lista de alimentos está, en parte, basada en el trabajo de William Crook.)

Es fundamental eliminar:

  • Productos y alimentos que contengan azúcares o con sabor dulce  (azúcar, sacarina, miel, dextrosa, maltodextrina, fructosa, siropes, refrescos, cereales del desayuno, productos de bollería y pastelería, postres, helados etc.).
  • Fruta.
  • Productos lácteos, incluidos los yogures.
  • Alcohol.
  • Levaduras como el pan, pizzas, cubitos del caldo…
  • Patatas, champiñones y setas, calabaza y boniatos.
  • Cacahuetes y pistachos.
  • Productos fermentados como el vinagre, tempeh, salsa de soja, miso, té.
  • Harinas refinadas (arroz blanco, pasta blanca etc.).

A cambio, se puede comer:

  • Carnes, pescado y huevos.
  • Vegetales.
  • Legumbres.
  • Frutos secos y semillas de calabaza, sésamo y girasol.
  • Arroz, quínoa, trigo sarraceno, amaranto y mijo.
  • Tostadas (crackers) de centeno o tortas de arroz (en moderación).
  • Limón y aguacate.
  • Leche de soja, arroz y avena.
  • Tofu y soja texturizada.
  • Aceite de oliva (para cocinar y en crudo), y aceite de lino y otras  semillas (siempre en crudo).
  • Zumos vegetales (excepto de zanahoria y remolacha).
  • Agua embotellada.
  • Infusiones y té verde.
  • Especias suaves.

Algo muy importante a tener en cuenta es la importancia de comer regularmente durante el día. Se deben respetar las comidas principales y también picar algo a media mañana y media tarde, si se desea. Otro consejo importante es no olvidar comer algo de proteína en cada comida. La proteína es fundamental para reparar la pared intestinal, producir hormonas y enzimas metabólicas, controlar la glucosa de la sangre, y producir glóbulos sanguíneos, entre muchas otras funciones. Buenas opciones de proteína incluyen: carne biológica, pescado, huevos biológicos, legumbres mezcladas con cereales, algas, productos de soja, frutos secos crudos y semillas.

Durante esta primera fase del tratamiento, al cambiar la dieta es muy posible que haya un empeoramiento temporalmente. Esto es debido a una desintoxicación y también a que las cándidas están “protestando de hambre”.

Aparte de la alimentación, en muchos casos aconsejo tomar un suplemento para ayudar al hígado a que funcione mejor en esta etapa tan fuerte de desintoxicación. Existen muchos productos destinados a este fin. Sin embargo, uno de los más completos es el Total Liver Cleanse. Por otro lado, si el existen dificultades en la digestión, como por ejemplo, acidez, pesadez estomacal, etc., es importante introducir enzimas digestivas y/o betaína hidrochlorida.

Otro aspecto importante en esta fase del tratamiento donde se van a generar tantas toxinas, es ayudar al intestino a que limpie. Antes todo es fundamental asegurarse de que la dieta contiene suficiente cantidad de fibra y si aún así aparece el estreñimiento, aconsejo tomar un suplemento de fibra. Es importante evitar sustancias irritantes para el intestino como la cáscara sagrada, sen, salvado de trigo, etc. Por el contrario, se pueden utilizar semillas de psyllium, pectina, salvado de arroz, etc.

La mayoría de las personas con candidiasis puede beneficiarse tomando un suplemento multinutriente que incluya todas las vitaminas y minerales necesarias para el organismo. En esta fase del tratamiento no es necesario perfilar las deficiencias nutricionales individuales de cada personas, sin embargo, un multinutriente general ayuda al hígado a llevar a cabo sus función de desintoxicación; a producir energía; y a resolver algunos síntomas menores que pueden ser producto de una deficiencia de nutrientes y suelen empeorar el síndrome de la candidiasis.




http://fibromialgiayvidaplena.blogspot.com/2009/12/candidiasis-mal-diagnosticada.html

Comentarios

You must be conectado como to post a comment.