PUEDE CONTENER TRAZAS… ¿QUÉ SIGNIFICA?

Cuando empezamos a leer esta conocida frase en el etiquetado de un alimento debemos prestar mucha atención y no tomárnoslo a la ligera. Sobre todo, si somos celíacos o intolerantes a ciertos alimentos.  Las trazas o huellas nos dicen que el producto que tenemos entre manos puede tener sustancias o cantidades muy pequeñas de algún ingrediente que nos puede perjudicar en la salud, aunque su concentración sea muy baja.

Por supuesto, el fabricante o elaborador no las habrá añadido ex profeso si no que seguramente habrá sido de una manera accidental.  Por lo tanto, nos avisa mediante el etiquetado y así evitar males mayores especificando que sus productos alimentarios pueden contener trazas.

El fabricante o elaborador tiene que ser estricto y garantizar la veracidad de la información facilitada en la etiqueta para que el consumidor evalúe por sí mismo el riesgo de su consumo. Por ejemplo, está obligado a declarar los cereales que contienen gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, cebada, centeno, avena, espelta, Kamut y otras variedades híbridas o derivados. Pero hay muchas más sustancias que declarar responsables de las alergias más comunes como son la fruta de cáscara y los cacahuetes, el huevo y los productos a base de huevo, la leche, los componentes de ésta –incluida la lactosa– y sus derivados –incluidos conservantes y aditivos-. O incluso los crustáceos, los moluscos y los sulfitos. Una reacción adversa, ya sea por una alergia o intolerancia, constituye un problema de salud, en algunos casos desconocido hasta que se produce.

¿Qué consecuencias tiene su ingesta?

Aunque en este artículo nos centramos en hablar de trazas, no queremos dejar pasar por alto las consecuencias que su ingesta pueden ocasionar en personas alérgicas o con intolerancias alimentarias. Las reacciones adversas a los alimentos o aditivos pueden ocasionar desde reacciones leves como picores o erupciones en la piel hasta asma diarrea, cólicos o síntomas que pueden poner en peligro su vida. Cuando hablamos de celiaquía, intolerancia al gluten o, en general, intolerancia alimentaria toda precaución es poca.

¿Cómo tratar las intolerancias alimentarias?

Aunque las investigaciones médicas están facilitando avances en la solución para combatir estas problemáticas asociadas al alimento, por el momento el único tratamiento eficaz para prevenir la alergia a alimentos es la estricta eliminación del alimento implicado de la dieta.

Si eliminar de la dieta de las personas con celiaquía e  intolerancias alimentarias cualquier rastro de duda sobre el consumo les permitirá una mejor calidad de vida, disponer de toda la información necesaria sobre la composición de los alimentos es imprescindible para evitarles reacciones graves. La exposición de una pequeña cantidad del alimento al que son sensibles puede serles muy dañina. Por pequeña que sea.

¿De qué cantidades estamos hablando?

Por el momento, la legislación solamente regula el contenido en gluten. Para que los alimentos puedan etiquetarse como “libres de gluten”, éste debe estar en cantidades inferiores a 10 mg/kg. Mientras que cuando se etiqueta como “contenido muy reducido en gluten”, la cantidad debe ser inferior a 20 mg/kg. A partir de cantidades superiores, podemos hacernos una idea de las cantidades que manejamos cuando se habla de “trazas”.

Nuestro compromiso

En ALERVITA estamos a vuestra disposición para aconsejaros y despejar cualquier duda sobre nuestros productos. En nuestros supermercados y tienda online encontraréis sólo productos específicos para celíacos, intolerantes al gluten, a la lactosa, al huevo, a la soja y mucho más. Vuestro bienestar y atenderos con el mejor servicio es nuestra razón de ser. ¡Bienvenidos a vuestra casa!

Términos de búsqueda:

Tags: , , , ,

Comentarios

You must be conectado como to post a comment.